¡He vuelto a leer!

Espero que perdonéis mi ausencia desde prácticamente el día que me presenté. Asuntos personales me han mantenido alejado del blog. Desde ya me comprometo a aparecer por aquí al menos una vez a la semana.

Me gustaría compartir con vosotros que he vuelvo a leer como antes y me siento muy feliz por ello. No es mi intención fardar ni nada por el estilo (si me seguís podréis comprobar que no) pero puedo decir que he leído mucho en ciertos periodos de mi vida. De pequeño aprovechaba cualquier ocasión para perderme entre las páginas de los libros. En el internado, cuando apagaban las luces, me escondía bajo las sábanas con una pequeña linterna y un libro abierto, que bien podía ser una novelita del oeste o una obra de Zola.

El hábito se cortó al regresar a vivir en España después de varios años en el extranjero. Fue entonces cuando me metí en la aventura de co-editar y co-dirigir una revista de flamenco. Seguro que algún día os hablaré de ello. Seguí leyendo, sí, pero la cantidad de trabajo desvirtuó mis hábitos y puso patas arriba mi vida personal. Me faltaba mucho que aprender sobre el tema, sobre muchos temas. Todavía me falta y me faltará toda la vida. Pero le perdí el músculo a la lectura. Mi ritmo era cada vez menor. A menudo dejaba los libros apenas comenzados. Llegué a bromear, medio en serio, diciendo que ya lo había leído todo. Todo lo que necesitaba. Lo importante. Llegué a pensar que nada podría volver a ganar a mi atención de la forma que lo había hecho antes.

Y encontraba posibles explicaciones: ahora estaba del lado de la escritura y sufría, todavía sufro, de esa deformación profesional que conoceréis tan bien (a veces incluso tengo que luchar contra la manía de traducir los textos mientras leo), la de estudiar los textos, sus ritmos, la sintaxis o el vocabulario, pensar cómo lo habría hecho yo, cual sería para mí la música más adecuada. Y puedo hasta leer cada párrafo tres o cuatro veces, buscando aciertos y deformidades. Así no hay manera de concentrarse ni de avanzar. Además, sin ser algo muy grave, mi propia visión era cada vez más defectuosa, se cansaba con mayor rapidez, y, como esos niños en la escuela que sufren de problemas visuales, no era capaz de concentrarme en la lectura, colgado cada vez más en las telarañas de los techos.  Sí, he seguido leyendo siempre, es imposible no hacerlo cuando estás sentado gran parte del día frente al ordenador, pero nunca había llegado a ser lo mismo.

Pero aquí estoy de nuevo trabajando duro para avanzar en mi hábito. En este momento estoy leyendo tres libros (siempre he sido de lecturas paralelas) y sí, los voy a compartir con vosotros.  Uno. ‘Yo fui Johnny Thunders’ de Carlos Zanón. Ya descubriréis lo mucho que me gusta la música así que todo lo que en principio sea aunar literatura y música tiene un hueco en mi mesa. Y yo que adoro ese periodo loco de los setenta en Nueva York (tan desafortunadamente trasladado a la pantalla en la serie ‘Vinyl’) no podía pasar esta obra por alto. Es la historia de un perdedor. Acaso no lo son casi todas las grandes historias que en el mundo han sido desde ‘La Odisea’ a ‘El Quijote’. Estoy también con una colección de textos del cineasta Fernando León de Aranoa: ‘Aquí yacen dragones’. Me identifico con su manera de mirar el mundo, historias pequeñas, poemas casi, diferentes mundos a los que nos invita a asomarnos. El tercer libro es ‘Cosas que los nietos deberían saber’ de Mark Oliver Everett, Mr. E, la persona que está detrás de Eels, el grupo americano. La suya es una gran historia (nadie se creería en principio que sucesos tan dramáticos le pudieran pasar a una sola persona) y sabe cómo contarla. Sin artificios.

Estoy cogiendo ritmo. Estoy volviendo a leer. Y me siento bien. Estoy volviendo a ser yo. ¿Te ha pasado algo parecido alguna vez? Pues cuéntamelo.

yo_fui_johnny_thunders_300x457 Aranoa Cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s