LA VOZ QUE CANTÓ EL HEAVY METAL

En música la creación primigenia es de difícil autoría.  Resulta difícil ponerle un nombre.  La tradición impone su rodillo sobre la aportación individual, que queda borrosa, y prosigue su marcha.  Aún así, yo me atrevería a contestar algunas preguntas con la rotundidad de decir que sí que llueve cuando está lloviendo.  Por ejemplo.  ¿Quién se inventó la voz típica del ‘heavy metal’ que todos conocemos?  Fue Robert Plant, cantante de Led Zeppelin.  Resulta extraño pensar que antes de él nadie cantara así (aunque tampoco la voz de Plant saliera de ningún lado) pero es así.  Hay voces que definen todo un estilo.  Son prácticamente una marca.  Y, claro, las marcas a menudo se quedan con una idea muy genérica de la realidad y a menudo no la reflejan completamente.  Robert Plant (junto a Jimmy Page, John Bonham y John Paul Jones, compañeros en Led Zeppelin) definieron un estilo y marcaron canciones inolvidables a fuego en nuestra memoria: ‘Rock’n’Roll’, ‘Black Dog’, ‘Stairway to Heaven’, Whole Lotta Love’.  Verdaderos cañonazos.  Pero, por grande que sea, esa no es la única voz del cantante y letrista británico.

Led-Zeppelin-remasters-770

Robert Plant ha demostrado ser bastante más que la voz de Led Zeppelin.  Es más, ha demostrado tener otras voces que pocos imaginarían y que a muchos falta por descubrir.  Ya muchos lo advirtieron con el álbum ‘Raising Hand’ que el artista británico grabara con la artista ‘bluegrass’ Alison Krauss en 2007.  El álbum, que recrea temas clásicos de Tom Waits, Gene Clark, Townes Van Zandt o John Prine, es todo un prodigio.  Blues, folk, country, tú lo dices, ellos lo cantan.  La voz que había inventado todo un estilo se vuelve a crear a sí misma, guiada y en armonía con la de Alison Krauss, para reaparecer rebosante de sutilidad, esencia, gusto, maestría y virtuosismo.  No es arqueología musical, es avanzadilla y vanguardia.

El artista británico lo ha vuelto a hacer.  Robert Plant edita ahora ‘Carry Fire’.  Y su voz, su expresión, vuelve a matizarse.  El sonido del álbum es orgánico, terrenal, natural a la vez que elaborado.  Y el rango de su voz es cada vez más rico, ahora susurrada, luego rítmica y poderosa, a ratos cálida o atmosférica.  Una auténtica gozada.  Temas como ‘The May Queen’, ‘Season’s Song’ o ‘A Way with Words’, donde me recuerda al gigante Bill Fay, son de escucha casi obligada.  Nunca fui un gran fan de Led Zeppelin (aunque haya temas suyos que adore) pero realmente admiro la valentía y la integridad de un artista como Plant.  No todos sus discos en solitario, claro, alcanzan estas alturas pero con estos dos discos el británico parece hablarle directamente al misterio de su sangre gitana materna.  Mis respetos, señor Plant.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s